Día 4 – Sofía – Rila

Ayer reservamos un trasporte privado para ir a ver el monasterio de Rila, patrimonio de la UNESCO. Uno de los puntos fuertes del viaje.

El monasterio esta a unas dos horas en coche de Sofía. Por 20€ por cabeza reservamos en RilaShuttle.com.

Nuestro chofer pasa a las 9:30 a recogernos y durante el camino, llueve a cantaros. Afortunadamente, durante la visita no nos lloverá, aunque hoy hace fresquito.

El monasterio situado en las montañas, impresiona nada mas entrar. Es un complejo grande, donde viven los monjes. En el centro, la iglesia, con sus arcadas pintadas. Muy bonita.

Aparte hay un pequeño museo de iconos, y un museo del monasterio, donde hay una cruz de madera tallada por un monje, que es impresionante. En la cruz de unos 40cm, hay talladas unas 600 figuras. 7 años tardo en tallarla, para finalmente quedarse ciego.

Comemos en el complejo, y volvemos a entrar en la iglesia.

A las 15:30, es hora de volver. Misión cumplida.

Llegamos a Sofía a las 17:30. Descansamos un poco y salimos de paseíllo.

Cerca de nuestro alojamiento hay un mercado que visitamos. Segimos hasta el puente de los leones. El río Vladaya que pasa por aquí, es muy poca cosa.

De camino a Vitosha, vemos por fuera la iglesia de Paraskeva, una de las postales de Sofía.

Cerveza al atardecer en el parque al lado del teatro nacional. En el parque se ve a la chavaleria, en plan botellón, pero de forma bastante discreta.

Seguimos el paseo hacia Vitosha, donde cenamos en Raffy. Un local muy grande y moderno, donde se reúne la gente guapa de la ciudad. En un ambiente modernito, con música chill-out…cenamos por menos de 8€ por cabeza.

Salir en Sofía es barato.

Se acabo la jornada, vuelta al apartamento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *