Hoy queremos ir al pueblo de Zemun, a unos 8km del centro de Belgrado. En su día fue la frontera entre el imperio Austrohungaro y el imperio Otomano.

Decidimos alquilar unas bicicletas en Markoni, en el centro deportivo Milán Muškatirović. En la ribera del Danubio al norte de la fortaleza.

Hacemos un bonito recorrido bordeando los ríos para llegar finalmente a Zemun, donde vemos el centro.

Subimos hasta su famosa torre en la colina de Gardoš.

Al lado de la torre hay un restaurante con vistas al Danubio donde comemos; “Kafana Gardoš”. Pasamos un rato muy agradable con el camarero, que nos cuenta muchas cosas sobre la zona, sobre los serbios, sobre la guerra….le gusta hablar y a nosotros escucharle. Es muy enriquecedor intercambiar puntos de vista con gentes que son muy distintas a nosotros, pero a la vez tan parecidas. Gracias Saša.

Por cierto comemos muy bien, con doble ración de bebida por 7€ por cabeza.

Después de comer, seguimos nuestro recorrido en bici volviendo sobre nuestros pasos hasta el puente “Brankov Most”, y de ahí a nuestro siguiente objetivo, la playa fluvial de Belgrado. La isla de Ada Ciganlija.

Es una playa fluvial, que bordea un tramo del río, de una longitud de unos 8Km. Esta realmente bien, muy preparado con caminos para pasear o ir en bici. Muchos bares para tomar algo en la misma playa.

También se puede disfrutar de deportes acuáticos y muchas otras actividades.

La playa no es de arena, es de pequeñas piedras. Llevar chancletas.

Nos tumbamos al sol y gozamos del buen ambiente. Por supuesto nos bañamos, varias veces, el agua esta estupenda.

Ya solo queda tomar algo en una de las terrazas, disfrutando de la vista y de la magnifica tarde.

Es hora de regresar, tenemos que dejar las bicis antes de las 21:00.

La vuelta se hace dura, pero ya el sol no aprieta, así que llegamos a tiempo y terminamos una estupenda jornada.

32Km en bici. No esta mal para unos amateurs.