Empezamos temprano desayunando en el hotel, para luego bajar hacia los restos de Delfos, ciudad en la ladera del monte Parnaso y patrimonio de la Humanidad.

Iniciamos la visita por el templo de Atenea Pronaia.

Subimos un poco hacia la parte de pago, que incluye el resto del complejo y el museo.

El templo esta dedicado al Dios Apolo.

Aqui esta la roca de la Sibila….El famoso oráculo de Delfos.

Entre los restos hay un teatro y también un estadio.

Es difícil imaginar como seria en el pasado, pero sin duda impresionante. La ubicación en el valle es espectacular.

Acabada la visita, entramos en el museo. Hay restos de gran riqueza, estatuas muy bellas y una de las dos estatuas de bronce que existen en la actualidad de la época griega.

El Auriga.

Ha merecido la pena ver Delfos. Para terminar comemos con vistas al valle y para las cuatro de la tarde salimos hacia Meteora. El GPS dice que tardaremos más de tres horas.

El recorrido es a través de carreteras de montaña, agradable por la belleza, cansado por la lentitud.

Finalmente llegamos a nuestro hotel, con vistas a las grandes rocas de Meteora. impresionante.

Nos recomiendan ir a ver el atardecer a una roca entre el ultimo y el penúltimo templo.

Una gozada.

Bajamos al pueblo a cenar en una terraza al aire libre, para luego volver a subir para el segundo intento de astrofotografia. Hay que mejorar.

Damos por finalizada una jornada más que satisfactoria.