Empezamos nuestra aventura por la Sinagoga de Sofía, que esta cerca de nuestro alojamiento.
Construida entre 1905 y 1909, es la Sinagoga Sefardita más grande de Europa.

image

Tenemos la suerte de que nos atiende León Benatov, un anciano que forma parte de un grupo de Sefarditas Búlgaros, que nos explica la Sinagoga, en Ladino (la antigua lengua española, que se hablaba en los tiempos en los que los judíos habitaban la península). Hay unos 4000 judíos en Bulgaria, y los ancianos intentan mantener la lengua Sefardí.
El edificio es muy chulo y gracias a León, la visita nos ha gustado mucho.

image

image

Cerca esta la mezquita de Banya Bashi, así que como no, allí que vamos. No es gran cosa y esta en obras. Aunque el arquitecto es el famoso Sinan Minar.

image

image

Cambiamos de religión una vez mas e intentamos visitar la iglesia más antigua de Sofía, Sveta Petka Samardzhiiska. Esta cerrada no sabemos muy bien porque, así que pasamos a la siguiente. El templo de San Jorge Mártir Victorioso, también llamado Rotonda.
Es uno de los más antiguos, del siglo IV y patrimonio de la UNESCO.

image

Seguidamente visitamos la iglesia Ortodoxa Rusa de San Nicolás, de 1914. Pequeña pero interesante.

image

Para acabar la pechada de templos, vamos a la catedral de St Alexander Nevski. Grande, con bastantes pinturas en paredes y techo, pero un poco oscura. No se aprecia mucho.

image

image

image

Descansamos en un parque cercano tomando algo en una terraza y luego vamos a comer a un restaurante bien valorado en Tryp Advisor, The Company, comemos bien por unos 25€ en total.

Después de comer vamos a un parque dedicado a la armada sovietica. Hace mucho calor, cuesta ver algo.

image

Cogemos el metro y vamos a la zona del Palacio de Cultura, donde tomamos un refrigerio para luego subir a través del Boulevard Vitosha, zona de bares y tiendas con ambiente.

Seguimos callejeando por alguna otra calle sin mucho interés, para acabar tomando algo al lado de la iglesia Nedelya. Cerveza medio litro 1€.

image

El día ha sido agotador, mucho calor. Parece que ya lo hemos visto casi todo, pero seguro que algo queda.