Vuelvo a Kyoto. El protagonismo hoy lo tiene el tifón Vongfong. Llega esta mañana como estaba previsto. He pillado un tren mas tarde de lo normal, ya que no creo que pueda hacer mucho hoy.

A las 9:53 subo al SAKURA 542 que me lleva a Kyoto.

Después de comer y hacer el checkin, recupero la maleta que había dejado en el hotel hace dos días.

Para cuándo salgo del hotel, el Tifón Vongfong. Está en su máximo apogeo por esta zona.

La idea es ir a Osaka, pero cuando llego a la estación están las televisiones grabando, hay revuelo.

Veo que han cerrado el tráfico de todas las líneas locales y que sólo funcionan algunos trenes bala. Decido no arriesgar y volverme al Hotel. Contra los elementos no se puede luchar.

Mañana será otro día. El tiempo anunciado es bueno.

Según un astronauta de la estación espacial, es la tormenta más grande que ha visto. La NASA la ha declarado la mayor del año en la tierra.

Nada más que comentar…seguiremos informando.

Anécdota del día:

Ya he comentado que los japoneses silencian el móvil en el metro. Pero es que además no hablan. Hoy en el tranvía de Hiroshima que me llevaba a la estación. Entre casi 100 personas, las únicas personas que hablaban, eran unas españolas. “Muy bajito, por cierto. Da corté hablar”.