Visto el caos de ayer, salgo pronto para la estación. Afortunadamente, aunque está a tope, no es la marabunta de ayer y al final no es tan difícil. Hay que ir a las entradas del Shinkansen (trenes bala), y ir a las entradas azules del 14 al 19. Llego con hora y algo de margen, con media hora bastaba.


El tren, como no podía ser de otra manera, sale puntual a las 10:03.

En menos de 3 horas estoy en Kyoto. Paso por información turística, pillo mapa del bus y salgo a la estación de autobuses que esta enfrenté de la del tren. Compro varios tickets válidos para un día para toda la línea de autobuses, que es el mejor medio a utilizar en Kyoto. Teniendo en cuenta que un viaje cuesta 220¥ y el pase diario 500¥, no hay que pensárselo.

Tras una vueltas por las paradas de bus, por fin encuentro la línea 50 que me lleva a mi hotel.

Llego al hotel a las 13:50. Me dicen que el checkin no es hasta las 14:00. Justo a esa hora, empiezan a llamarnos a todos los que estábamos esperando.

Para no perder tiempo como en el buffet del hotel, es barato…1405¥. Además como, por primera vez desde que estoy aquí, pan…no es gran cosa, pero lo echaba de menos. Hasta helado tomó…no está mal.

Un rato para preparar las cosas y como aquí cierran todo pronto, salgo para el castillo de Nijo, patrimonio de la UNESCO. Esta cerca, así que voy andando.

Llego justo para la última entrada a las 16:00, no entran más de 10 personas después de mi.

Es el típico de las películas, merece la pena.

Dentro del palacio no dejan hacer fotos.

Los jardines una pasada.

Como aquí ya está todo cerrado, me lanzo a ir a Osaka. Vuelvo a la estación central y sin problema, enseño el JR Pass y pillo el tren a Osaka. (Hace muchas escalas, creo que hay más rápidos).

Al lado de la estación, hay un mega-centro comercial. En Japon, los centros comerciales son otra cosa…no he visto nada igual en ningún sitio.

A unos 10 minutos andando, el UMEDA SKY BUILDING, dos torres unidas por un mirador. Es lo más recomendado de Osaka, así que a subirse.

Sólo puedo decir una cosa…WOW…que vistas. Blade Runner total.

Atención a la carretera, mirar por dónde pasa.

Visita cumplida, vuelta a la estación para coger el metro a Dotombori, la zona de entretenimiento de Osaka, con restaurantes, tiendas, miradores al río, etc…

Ambientazo, mogollón de sitios para comer, el famoso cangrejo y como no el famosísimo Takoyaki, unas bolas de masa rellenas de pulpo. Un espectáculo verlas hacer.

Como no puede ser de otra manera, ceno 8 bolas de Takoyaki por 550¥ (4,5€). Riquísimo por cierto.

Ya está bien por hoy…Llego a tiempo a la estación para pillar el tren de las 9:30 (Esta vez, es uno express).